El 7% de los usuarios españoles ha sufrido algún robo de datos personales en el último año, según datos de la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat. Se trata de casi el doble de la media comunitaria, situada en el 4%, y sitúa a España a la cabeza de los países más afectados por este tipo de fraude.

La forma más común de suplantar la identidad de un usuario es accediendo a su contraseña. Basta con observar los casos de MySpace o LinkedIn, entre otros, que en los últimos años han sido objeto de ataques informáticos que han ocasionado la filtración de decenas de millones de estas claves.

Con el objetivo de poner freno a esta sangría de información personal, Biocryptology ha lanzado una plataforma de identificación biométrica que aspira a convertirse en el estándar de identificación online y física para 2025.

 

Lee la noticia completa en: Expansión